19 noviembre 2010

5º aniversario

0 Comentarios
Después de una desnortada travesía de tantos meses, volví a puerto, en esta fecha tan señalada, aunque sea brevemente. Alguien dijo: “Me siento vivo, me tengo a mi mismo, decido qué voy a hacer, porqué voy a hacerlo y para qué”.
En un océano caótico en el que se hurtan al ser humano los valores que le son propios e inalienables para ponerlos al servicio de credos fanáticos que sólo persiguen someterlo, aún es posible la verdadera trascendencia, la plenitud de la contemplación de un honesto y humilde hombre libre.

27 agosto 2010

Sindromes psiquiátricos en el MET.

0 Comentarios
Dentro de los artículos dedicados a cuestiones “estratégicas” merecía especial mención, por su interés en la intervención, el fenómeno cada vez más frecuente, de la manifestación de conductas y actitudes en los internos drogodependientes que pueden considerarse como psicóticas en atención a los criterios diagnósticos al uso (DSM) y, en general, comportamientos que forman parte de cuadros de carácter psiquiátrico, definidos en los manuales diagnósticos. Una ocurrencia resulta más común en consumidores de drogas estimulantes como la cocaína y las “drogas de diseño” y en politoxicómanos o heroinómanos de largo historial que comienzan tardíamente el consumo de éstas.
Bien es cierto que este fenómeno, a saber, los problemas psiquiátricos en prisión, es de un interés creciente, no sólo en lo que a un concreto “programa específico de tratamiento”, si entendemos el MET como tal, se refiere, sino en general. Baste referirse a la circular de Clasificación 9/07 de la SGIIPP que pone énfasis en tener en cuenta esta problemática, en especial, en el caso de las regresiones a primer grado. Parece que la prisionización creciente que se produce por la masificación y por el hecho de haber optado por un modelo arquitectónico y funcional de prisión despersonalizador (lo que llamamos prisión tipo) tiene alguna relación con la presentación y/o el agravamiento de estos síndromes por lo que hay que motivar lo más posible las decisiones clasificatorias que puedan amplificar los efectos patógenos de una cárcel ya de por si deshumanizada y incapaz de ofrecer una verdadera individualización tratamental por escasez de medios humanos y materiales, que no por escasez de buenos profesionales.
Las conductas y actitudes a las que nos referimos son accesos violentos, aparentemente descontextualizados, conductas desafiantes, manía, depresión, delirios persecutorios, confusión e, incluso, aluciunaciones, etc.
Decimos que tal fenómeno es de especial interés estratégico en tanto que debe considerarse, según el caso, la pertinencia de un tratamiento, de un programa, como el MET, de gran intensidad y exigencia en sujetos con dificultades para comprender sus fines.
Podemos encontrarnos en principio tres posibilidades:
1. Ocurrencia de conductas diagnosticables dentro de un síndrome psiquiátrico, como consecuencia de una intoxicación prolongada de drogas, por lo general estimulantes, que induce un estado psicótico. Incluso cabría plantearse la hipótesis de que ese “brote” se manifieste, no sólo por esa intoxicación, sino por la propia reclusión y sus consecuencias, en especial en personalidades inmaduras. En este caso se produce, por lo común, una mejoría con la abstinencia y la “humanización” ambiental, si bien suele precisar de un prolongado periodo de tiempo en el que las exigencias del programa tienen que adaptarse al caso. La ocurrencia de episodios de confusión y accesos violentos o de brotes maniacos o depresivos, debidos a la propia intoxicación y/o reclusión, suelen resultar especialmente difíciles de “gestionar” en una comunidad tan particular como la de los que conviven en una cárcel.
2. Ocurrencia de conductas diagnosticables dentro de un síndrome psiquiátrico por la existencia de una psicosis previa enmascarada por la drogodependencia. En este caso obviamente la abstinencia no mejora el cuadro y a veces al contrario empeora los síntomas. El programa MET es insuficiente e incluso contraproducente ante la necesidad de una intervención psicoterapéutica y psiquiátrica diferente.
3. Ocurrencia de conductas diagnosticables como un síndrome psiquiátrico por la existencia de un deterioro físico (neurológico) subyacente. En este caso es aplicable lo expuesto en el punto anterior precisando el interno otro tipo de intervención (programas de rehabilitación psiquiátrica...).

08 julio 2010

ESA GLORIOSA FINAL

0 Comentarios

24 junio 2010

EL MUNDIAL TAMBIÉN SE VIVE EN EL MET

0 Comentarios



06 junio 2010

Abuso y dependencia IV. Estrategia.

0 Comentarios
Venimos utilizando en textos anteriores el concepto de estrategia para definir nuestra forma de desarrollar (realizar) el programa. Una estrategia es un plan desarrollado en un entorno humano de interacción en el que las acciones del estratega tienen que prever la respuesta de aquel que las recibe, en este caso pricipalmente, aunque no únicamente, el interno. Una respuesta que entendemos interpretativa pues el receptor es, en cierto sentido, otro estratega. La elaboración de una estrategia de cambio implica tener presente y evaluar continuamente las respuesta del individuo/s a que se dirige como sujeto humano con capacidad de enjuiciar e interpretar. Watzlawick, Beavin y Jackson en Teoría [Pragmática] de la comunicación humana introducen habílmente en la psiquiatría esta evidencia estableciendo principios básicos que ilustran lo que decimos, enumerados en el enlace siguiente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Paul_Watzlawick
Especialmente interesante resulta la distinción de niveles de comunicación (contenido/relación vs. digital/analógico vs verbal/no verbal) que rotura el campo de análisis de significados aplicable a otros contextos sociales, entendidos como complejos. Resulta muy complicado compendiar aquí la complejidad de ese texto, baste con recomendar su lectura, si bien podemos extraer algunas enseñanzas para nuestro fin. Interesa, como venimos diciendo, su distinción de dimensiones o niveles de significados en los fenómenos humanos de interacción. Hablaríamos de 4 niveles de contextualización del comportamiento:
0. El individuo en tanto, digamos, siguiendo a Skinner en "Conducta Verbal", es audiencia y/o contexto de sí mismo por tener memoria, lo que llamamos personalidad y, por lo tanto, es y se representa lo que ocurre debido a una composición de experiencias significativas de interacción anteriores. Una composición de materiales, originados en los niveles que siguen, con algún mecanismo de elaboración de naturaleza psicológica que, siendo clave, nos es desconocido (esa es la verdadera investigación, la interrogación última no es sino ese procedimiento o proceso inconsciente de asimilación psicológica, el cómo y el cuando, a saber, a qué nivel). Un sujeto entendido como operante, que actúa (teleológicamente), es decir en el que su propia experiencia tiene un sentido operatorio en tanto puede hacerse presente en el momento de actuar. Un individuo cuya personalidad, alma o yo es en tanto garantiza la posibilidad de actuar y es por y para esa posibilidad.
1. Lo que comúnmente llamamos tarea (contenido para los autores), es decir, la parte de lo que ocurre que es consciente para aquellos que actúan. Dentro del MET, lo que demandamos al interno en cada momento. La tarea, por muy neutra que pueda parecer, tiene que interpretarse teniendo presentes lo diferentes niveles. Por ejemplo la autoestima del interno, fruto de su historia interaccional, etc.
2. La naturaleza de la relación entre las personas que actúan (lo que los autores llaman nivel de relación) que se define por múltiples factores de tipo afectivo, institucional, etc. Clave en el contexto del MET es el nivel de compromiso de los implicados y la mayor o menor identificación de las secuencias de interacción que se producen como ceremonias o ritos sancionados como válidos por la institución, es decir predecibles (funcionario/preso, técnico-experto/enfermo-paciente designado....). La relaciones, que en la interacción se definen por marcadores inconscientes, no verbales o analógicos, son de vital importancia en la definición del yo y el las interpretaciones que resulten de ella. Este yo o personalidad es en gran parte resultado de la composición de las experiencias interactivas en tanto relacionales, cargadas emocional o afectivamente.
3. La ideología social de base, que transmite un determinado conjunto de significados válidos para entender lo que ocurre en los otros niveles. Es difícil de definir en la sociedad "global", "libre" y relativamente fácil de capturar en intituciones cerradas en las que esta ideología se transmite y evidencia con medios y mecanismos a veces conscientes o casi (acordémonos de Foucault o Goffman). Como consecuencia de ese flujo, digamos, descendente, el interno juzga a la prisión, juzga lo que el tratamiento es para él, lo que es el MET dentro de él, lo que debe darle y lo que recibirá y nosotros nos juzgamos a nosotros mismos y a él. La institución con sus dogmas y ritos va determinando lo que ocurre a los demás niveles y termina por incorporarse al interno mismo, como observamos empíricamente tantas veces.
El estratega del MET tiene que hacer consciente la influencia de estos niveles, unos en otros, más que nada porque la finalidad del programa no es otra que trasladar esta "visualización" al sujeto para el que la estrategia se diseña, el interno.

02 junio 2010

Atardecer en Ons

1 Comentarios

Con el horizonte tan bello al atardecer,
veo las Islas Ons que muchas veces
me han visto enloquecer.
Veo las piñas en los arboles, las cuales
me han llevado muchas veces ha fracasar,
no por ello mí toalla he de tirar,
por eso tú Isla de Ons,
al verte me haces levantar,
pensar en tus playas,en tus gentes,
en tus tierras, me lleva a creer que
mi vida no ha de terminar,
por eso te pido tiempo,
para que pronto me veas disfrutar.

Texto: Javier M.G. (interno del MET)

23 mayo 2010

Un punto y aparte

0 Comentarios

Desnudo quiero encontrarme
sin tener nada que ocultar
no quiero con nada quedarme 
de lo malo todo quiero olvidar.
El alma refleja honestidad
si no puedo limpiarla
¡ lo digo con claridad !
quiero y deseo decapitarla.
El cielo nos enseña el camino,
nosotros elegimos en que movernos,
para llegar a un buen destino
mejor en compañia de quien queremos.
Si el vehiculo es el correcto,
no debo de preocuparme,
pues el viaje será perfecto
y seguro voy a recuperarme.
Desde aquí a todos quiero animar
a que sigan mirando adelante,
que el programa puedan terminar
como el último compañero. Constante

Texto: J.M. (interno del MET)


14 mayo 2010

Atardecer

0 Comentarios
En tí, refleja el Sol su amanecer
autopista de piratas y contrabandistas
¡ tú ! el mar, lo más grande que ví al crecer
creas playas y caletas para los bañistas.
Tú horizonte nunca pude alcanzar
en tí forjan los humanos una profesión,
al pincho,sardina, pez espada ó calamar,
muchos pierden la vida, ¡ pero siguen con pasión !
Nos ofreces vellos atardeceres,
nos robas a seres queridos,
acantilados ensordecedores
paisajes vellos en tí escondidos.
                                                          ¡! Eres tú, la mar ¡!                                                                          
Texto: J.M. (interno del MET)

TODA PREGUNTA CON EL TIEMPO TIENE SU RESPUESTA

1 Comentarios
.

POR ESTO SOMOS DEL ATLETI

13 mayo 2010

Abuso y dependencia III. Abuso

0 Comentarios
El interno drogodependiente convive, como venimos diciendo, en el MET, con un compañero de perfil diferente que puede describirse tomando la referencia diagnóstica del abusador de drogas. Por lo general es un varón joven, menor de 30 años, que consume sobre todo estimulantes (cocaína y metilanfetaminas) combinados con alcohol. Presenta, con frecuencia, un consumo, sobre todo, de fin de semana, ligado al "ocio". Encontramos en él los siguientes rasgos:
1. Problemas de conducta: impulsividad-intolerancia a la frustracción, conducta negativista y desafiante, conducta violenta, tendencia a manipular a los demás con un uso frecuente de chantajes emocionales que afectan especialmente a las familias, conductas de maltrato psíquico y físico que a menudo desembocan en una confusión de roles en la familia y la manipulación de los conflictos de los padres para fines egoístas. Es frecuente que alguno de los progenitores, especialmente la madre, sea incapaz de distanciarse afectivamente de su hijo como para comprender la conducta de éste y colaborar así con el cambio, propiciando alianzas de legitimación del comportamiento del interno, contra el proceso terapéutico (síndrome de la persona maltratada).
2. Uso de las drogas que se interpreta (puerilmente) como lúdico dentro de una representación totalmente fantástica y maníaca de si mismos, que responde al esteriotipo social del individuo violento y competitivo transmitida por los medios de masas y que cala especialmente en aquellos individuos de medios más carenciales afectivamente (sin una referencia de socialización estable emocionalmente que compense el "bombardeo ideológico" del que hablamos). Podíamos llamarle el sindrome del videojuego: inmediatez, competitividad en la que la victoria pírrica supone un acto constante de falsa autoafirmación y refuerzo de actitud irreflexiva y violenta con la que se presentan en el contexto social en el que viven, la ausencia de valores y de percepción del sufrimiento ajeno, la despersonalización en la visión de los otros y la creencia de que el triunfo como personas consiste en una falsa competencia por "pasar niveles o límites".
Este uso, pretendidamente, lúdico de las sustancias para agrandar ese yo ficticio hace que tengan la ilusión de controlar el consumo, como lo tienen, en general, de controlar todo lo que hacen y creen no tener problema alguno y menos con las drogas. Son incapaces de plantearse que ese uso abusivo, esa necesidad de "colocarse", responda a una/s carencia/s o necesidad/es personal/es y resulte por ello no tan "controlable" (personalmente me pregunto qué será eso de "controlar").
3. Déficits graves en habilidades básicas (intelectuales y sociales) y en su formación académica y, especialmente, absoluta incapacidad para empatizar y para interpretar loas necesidades y sentimientos de los otros a los que utilizan para lograr lo que precisen. Esta pobreza intelectual, la simplificación del discurso con que representan lo que hacen y quienes son (con tópicos machistas, violentos y de identificación con modelos marginales, tan de moda hoy en la "cultura visual", nótese la obsesión de las series televisivas por los crímenes y lo psicopático) hace casi imposible el sano ejercicio de la reflexión personal, básico en un programa que busque consolidar cambios, lo que llamaríamos en psicología, transferencia de aprendizajes. El juicio más simple debe entrenarse infantilmente para no encontrarse desagradables "sorpresas".
3.Tendencia la pandilleo, a juntar sus debilidades, a buscar quienes son en grupos culturalmente marginales y a esconder lo que hacen mal con códigos gansteriles de cohesión grupal, lo que aumenta enormemente la resistencia al cambio propuesto.
A la pregunta de qué demanda el interno abusador la respuesta es clara, nada porque no tiene ningún problema, es decir tiene el peor de todos, la convicción de no tener ninguno. De hecho es frecuente encontrasrse con otro síndrome común: el del inocente, enfrentado al mundo que lo persigue, por rebelde, que no lo entiende.
Parece que la intervención, en este caso, tiene que "descender" a niveles más elementales de elaboración de la personalidad y centrarse en el análisis y modificación de las actitudes que venimos enumerando, la educación en valores a través de la resolución de conflictos de convivencia en el momento que se producen y el análisis educativo de los incumplimientos de normas, superando ese egocentrismo infantil que les caracteriza. El objetivo primordial es que reconozcan que tienen los problemas que niegan y que éstos residen el ellos, nada fácil por cierto.
Aún más difícil es conseguir que convivan estos dos tipos de internos y que funcione "el conjunto" en beneficio de todos. Pero ése es otro tema......

08 mayo 2010

Charla IES As Barxas-Moaña-Pontevedra

1 Comentarios
 La noticia en La Sexta

http://www.lasextanoticias.com/videos/ver/aprender_de_la_experiencia/253702

La noticia en IES As Barxas

http://centros.edu.xunta.es/iesasbarxas/?q=node/276

La noticia en Agareso

http://www.agareso.org/
Ir a reportaxes y ver "A lección que non vén no libro"

TOXO

0 Comentarios
Verde donde las haya,
bien protegida con sus púas
cuanto más viejo más duras
que atraviesan al más canalla

En primavera se pone alegre
con sus dos colores amarillo-verde,
refugio de fauna incontrolada,
¡vello esplendor para la mirada!

Las púas las usa de escudo
para protegerse en lo más profundo,
las flores para reproducirse
y así volver a expandirse.
                                                               
                                                                  Texto: J.M. (interno del MET)





01 mayo 2010

MANERAS DE SOÑAR, MANERAS DE SUFRIR...

1 Comentarios

30 abril 2010

PURA FILOSOFIA DE VIDA

2 Comentarios

29 abril 2010

Superviviente

0 Comentarios
En la orilla estoy
en la orilla me quedo,
después de un mar de dudas
aquí me veo.
Pirata en su momento...
naufrago entre recuerdos...
añoranza entre mis días
que amargos recuerdos.
Naturaleza,mar,rías
dulce olor fresco...
grandes alegrías
que viviré yo algún día.
                           
                                                                                               Texto: Ivan (interno del MET)







24 abril 2010

Abuso y dependencia II. Drogodependencia.

2 Comentarios
Intentamos proponer un concepto de dependencia circunscrito, como todos, al contexto práctico de intervención en el que actuamos, pegado a la acción y válido en tanto que orienta una acción/estrategia transformadora, de cambio, que tampoco es ella misma fin sino medio para un objetivo definido moralmente, en términos de crecimiento personal de individuos, como venimos diciendo, de carne y hueso.
En resumen, la contestación a nuestra pregunta de
qué es un drogodependiente tiene que servir, en principio, únicamente para representar la realidad en la que intervienen a aquellos que lo hacen en el MET. Debe hacer a éstos inteligible el comportamiento de los internos, hasta el límite que permita diseñar actividades o estrategias de intervención que produzcan cambios predecibles en el sentido propuesto, ya "explicado" en otro momento. Esa contestación tiene que servir, además, para interpretar cuales son las demandas reales de los internos drogodedendientes y cómo satisfacer éstas de forma compatible con los fines propuestos.
Podemos definir un
drogodependiente, por nuestra experiencia, como aquella persona en la que el consumo de drogas y lo que lleva asociado pasa a convertirse en el elemento fundamental en la definición que hace de sí mismo, construida por sus experiencias relacionadas con las sustancias. La drogodependencia aparece como una fase de la desintegración de la personalidad que el consumo de drogas produce y que afecta a los aspectos que venimos llamando "profundos o íntimos":
1. Percepción de la droga como el eje sobre el que gira su vida: actividades que se
relacionan con el consumo, tiempo empleado en éstas, personas con las que el consumidor se relaciona preferentemente, etc.
2 . Deriva a un
entorno social marginal, en un sentido psicosocial, que no siempre económico, de individuos en circunstancias iguales, que comparten las mismas necesidades y ritos/ceremonias de consumo, idénticos valores alejados de lo socialmente normalizado.
3. Pérdida de nexos de apoyo
psicosocial, es decir de referencias afectivas válidas para el equilibrio emocional. Desintegración de redes sociales normalizadas, a nivel familiar, de pareja, etc.
4. Uso de las sustancias como elemento de
homeostasis intentando encontrar ese equilibrio, como forma de eludir carencias y conflictos o como legitimación de su situación y no con un fin lúdico o para inducir estados psicológicos artificiales.
5. Sensación de fracaso, depresión, conducta
autodestructiva, autoetiquetamiento,. Ideas y sentimientos de que su situación es inevitable y de que "son así" por naturaleza, que son "eso".
6. Como consecuencia de ello una absoluta
"contextualización" de su comportamiento, lo que llamamos comúnmente, locus de control externo, de forma que éste se explica unívocamente por ese contexto construido en un entorno y por una experiencia personal concreta relacionada con lo que llamamos "mundo de la droga", imposibilitando la asunción de cualquier responsabilidad personal.
Es evidente que el internamiento penitenciario, más cuanto más largo sea, agudiza estos rasgos de
personalidad drogodependiente. La cárcel refuerza este etiquetamiento dando una legitimidad indiscutible a los juicios compartidos subyacentes y por ello amplifica el sentimiento de lo inevitable, la resistencia, la necesidad de sobrevivir y de quemar el tiempo esperando un milagro mientras la desocialización avanza a pasos agigantados llevando la los internos a cotas de desorientación impensables si no se observan de primera mano.
Es precisamente
teniendo en cuenta todo esto , cuando tiene sentido preguntarse que espera el interno drogodependiente, especialmente si lleva muchos años preso, del MET. Que viene buscando y que es capaz de hacer y cómo se puede encauzar ese movimiento de ingreso, aparentemente voluntario, hacia la meta de la responsabilidad individual. Como hacerlo responsable y protagonista de su vida, al menos en prisión.
Comúnmente el interno manifiesta que el motivo de venir al MET es no consumir, a veces en la infantil creencia, desautorizada por su propia experiencia, de que un periodo de prolongado abstinencia equivale a la solución de su problema: escarbando en esta representación encontramos por lo común la idea de entrar en un espacio cómodo, humanizado, en el que deje atrás la tensión de los patios, una especie de vacaciones o jubilación de su vida penitenciara. Es por ello que la intensidad necesaria para responsabilizarlo de lo que hace, hacerlo protagonista o "personalizarlo" produce un efecto de rebeldía que esconde un miedo comprensible y atroz al cambio de una definición tantas veces reforzada y fácil de entender de lo que pasa. Son frecuentes los abandonos y las llamadas infantiles de atención procurando salvar la situación sin poner en riesgo el equivocado concepto que tienen de si mismos. Hay que hilar muy fino, en especial si el internamiento anterior es muy prolongado, en la forma que se administra la tensión del "cambio" en un principio.
El
objetivo es el abandono de esos lugares comunes para justificarse y que el interno se crea que puede ser una persona con los derechos y obligaciones que ello supone. Un proceso de autoobservación y reflexión continua que signifique un camino sin retorno. El momento en que exista la convicción compartida por el Equipo de que el interno asume las consecuencias de sus actos, el protagonismo de su vida y la necesidad de ayuda para el cambio, la labor del MET ha finalizado y es necesario derivar al interno a una institución donde realmente se hace el verdadero trabajo de construcción de una alternativa real. El punto de inflexión se consigue, en cada caso de una manera, cuando el individuo comprende que puede protagonizar esa alternativa con la ayuda de quien tiene posibilidad y los medios para ofrecérsela y cuando entiende el precio que hay que pagar para ser merecedor de esa ayuda.
Otro caso muy diferente es el del abusador que será objeto de una
especulación posterior si quedaran fuerzas y entendimiento para ello.

23 ABRIL "DIA DEL LIBRO"

1 Comentarios



NEGRA SOMBRA
Rosalía de Castro(Follas Novas, 1880)

Cando penso que te fuches,
negra sombra que me asombras,
ó pé dos meus cabezales
tornas facéndome mofa.

Cando maxino que es ida,
no mesmo sol te me amostras,
i eres a estrela que brila,
i eres o vento que zoa.

Si cantan, es ti que cantas,
si choran, es ti que choras,
i es o marmurio do río
i es a noite i es a aurora.

En todo estás e ti es todo,
pra min i en min mesma moras,
nin me abandonarás nunca,
sombra que sempre me asombras.

22 abril 2010

ENTREVISTA

0 Comentarios

P.- ¿Cómo te llamas?
R.- Mi nombre es Antonio Vidal, pero todos me conocen como Pelu Vidal

P.- ¿A qué te dedicas?
R.- Soy fotógrafo free-lance y coordinador de fotografía de la agencia AGARESO

P.- ¿Cómo surgió la idea de impartir el curso de fotografía en la prisión?
R.- Parte de un convenio entre la directiva del centro de A Lama y la asociación AGARESO. El proyecto nace con un taller de Radio, impartido por el periodista y presidente de Agareso, Juan de Sola y que lleva realizándose desde hace dos años. Más tarde se suma a ese proyecto el actual taller de fotografía.

P.- ¿Cual es tu idea sobre una prisión?
R. -A pesar de llevar varios meses impartiendo el taller en el centro, lo cierto es que no tengo una idea muy precisa de la prisión, ya que mi visión es más bien relativa y se ciñe al modulo terapéutico, en el que creo que sea está haciendo un buen trabajo para la reinserción de los internos.

P .¿Cual es la impresión que tienes de tu experiencia en el M.E.T.?
R. - Respecto al M.E.T me parece una iniciativa muy interesante, ya que crea un espacio para que los internos recuperen la confianza y trabajen su autoestima. Me ha llamado la atención gratamente los métodos que tienen en el M.E.T. El trabajo en equipo, la responsabilidad que tienen los internos con más tiempo en el módulo, la implicación de los funcionarios y el buen ambiente general que se respira en este módulo. He visto también espíritu de trabajo y un cambio sustancial en la aptitud de algunos internos, que demuestra que es un proyecto que funciona.

P. ¿Perteneces a alguna ONG?
R. - Pertenezco a la ONG Agareso (Agencia Galega de Periodistas Solidarios)

P. ¿Cuál es tu labor en ella?
R. - Soy coordinador del área de fotografía, y como fotógrafo realizo talleres de formación, así como reportajes fotográficos sobre distintas realidades sociales, tanto dentro como fuera de España.

P. ¿Has en contrado dificultades para impartir este curso en la prisión?
R. - No he encontrado ninguna dificultad en la realización del taller, al contrario, tanto la directiva del centro como los funcionarios, y en particular los del modulo 8, han sido de gran ayuda.

P. ¿Cómo definirías esta experiencia?
R. - Para mí está siendo una experiencia muy gratificante, compartir conocimientos y tiempo con los chicos del modulo terapéutico, son personas con un alto grado de implicación y con mucho interés por aprender.
(Entrevista realizada por el interno M. Costas, a Antonio Vidal, miembro de la agencia AGARESO y que está impartiendo un curso de fotografía a varios internos del módulo 8. El equipo del MET quiere agradecer la colaboración y disposición de Antonio con este programa)

16 abril 2010

Abuso y dependencia I.

0 Comentarios

El DSM-IV-TR (2002) "El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales "refiere que para poder ser diagnosticada como tal, la dependencia a sustancias ha de conllevar un patrón desadaptivo de consumo que conlleva malestar o deterioro (físico, psicológico o social) y junto al que han de darse, al menos, tres de los siguientes criterios en algún momento de un período continuado de 12 meses:

Tolerancia.

Abstinencia

La sustancia es consumida en cantidades mayores o durante más tiempo de lo que se pretendía en un principio.

Existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de interrumpir el consumo o de controlarlo.

Se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia, consumo o recuperación de sus efectos.

Se da una importante reducción de las actividades cotidianas del sujeto debido a la ingesta de la sustancia.

Se continúa consumiendo la sustancia a pesar de tener conciencia de sus potenciales riesgos.

 



El DSM-IV-TR (2002) refiere que para poder ser diagnosticado como tal, el abuso de las drogas ha de conllevar:

A.Un patrón desadaptativo de consumo de sustancias que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por uno (o más) de los ítems siguientes durante un período de 12 meses:

1. Consumo recurrente de sustancias, que da lugar al incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa (p. ej., ausencias repetidas o rendimiento pobre relacionados con el consumo de sustancias; ausencias, suspensiones o expulsiones de la escuela relacionadas con la sustancia; descuido de los niños o de las obligaciones de la casa)

2. Consumo recurrente de la sustancia en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (p. ej., conducir un automóvil o accionar una máquina bajo los efectos de la sustancia)

3. Problemas legales repetidos relacionados con la sustancia (p. ej., arrestos por comportamiento escandaloso debido a la sustancia)

4. Consumo continuado de la sustancia, a pesar de tener problemas sociales continuos o recurrentes o problemas interpersonales causados o exacerbados por los efectos de la sustancia (p. ej., discusiones con la esposa acerca de las consecuencias de la intoxicación, o violencia física)

B. Los síntomas no han cumplido nunca los criterios para la dependencia de sustancias de esta clase de sustancia. 

 

Los criterios modernos de diagnóstico optan, parsimoniosamente, por una operativización de los conceptos, a saber, por definir los síndromes en términos conductuales, fácilmente reconocibles y comunicanbles. En lo referente al consumo de sustancias diferencian, a nivel de comportamiento, entre el abusador y el drogodependiente. Entendemos que esta diferencia conductual corresponde a otra, digamos más "profunda", contruída a partir de aquella, que afecta a la representación que el individuo se hace de sí mismo y de lo que le rodea y por lo tanto de la posición en que está en el proceso de desintegración personal que causa el consumo de las drogas y, como consecuencia, determina las demandas y motivaciones con que llega al programa.

Es por ello que, por decirlo psicológicamente, encontramos dos perfiles de interno bien diferenciados y de dificil convivencia en el programa, en especial en aquellos espacios grupales de intervención. Esta diferencia de perfiles parece, con la experiencia acumulada, clave en la implementación del programa. La distinción entre abusadores y drogodependientes, a ese nivel, digamos más "profundo" o integral, resulta clave en el diseño continuo de estrategias educativas y terapéuticas y en la posibilidad de controlar su eficacia.

Resumiendo parece que la distinción entre el abusador y el drogodependiente definida en términos conductuales, actitudinales y en términos de autoconcepto, autoestima, etc. es clave en la ejecución de este programa de intervención. Un programa que, si bien esta pensado inicialmente para internos drogodependientes, a saber aquellos en los que la droga juega un papel esencial en su problemática y por extensión en su representación de sí mismos, debe asumir la intervención con internos que presentan conductas de abuso de drogas pero en los que este comportamiento no es el determinante principal de su problemática personal ni de la forma en que se representan a sí mismos. Fruto de esta diferencia, abusadores y drogodependientes demandan y necesitan del programa cosas muy diferentes.

12 abril 2010

Presos de A Lama dan charlas para que jóvenes de la ESO no se «enganchen» a las drogas

0 Comentarios



Presos de A Lama impartieron charlas a cuatro grupos de alumnos de entre 12 y 16 años para relatarle sus experiencias con la droga y concienciarlos sobre los riesgos que se corren con el consumo de estupefacientes.
Los invitados a dar las conferencias son reclusos pertenecientes al módulo del programa de deshabituación de drogas. El director del penal, José Antonio Gómez, detalló que en este módulo de la prisión se ofrece una intervención integral para incrementar los recursos psicosociales de los presos.
Las charlas se enmarcan en una campaña de información en prevención de drogas a los jóvenes



Fecha de publicación:
7/4/2010

'A Radio' que da voz a los presos

0 Comentarios
Los cimientos del proyecto se remontan a 2008 cuando Agareso, la Asociación Galega de Reporteiros Solidarios, comenzó a impartir un taller radiofónico y a grabar una tertulia semanal con los internos. La iniciativa le valió al periodista Juan de Sola, presidente de la asociación, la Medalla de Plata al Mérito Social Penitenciario. A finales de 2009 con la ayuda económica de la Fundación Barrié de la Maza, que facilitó todo el material técnico, y el apoyo de la dirección del penal se planteó la posibilidad de una emisora propia. Todas las iniciativas apuntaban hacia una misma dirección y A Radio finalmente se hizo realidad hace dos meses.
La programación se completa con En otra onda, la tertulia que Agareso graba con los internos desde hace dos años. Se emite en directo todos los jueves en A Lama y Agareso cuelga en su web el programa semanal.
Entrevistan a Xan Hermida, el presidente de la ONG Amarante. Manuel, que está estudiando derecho, y el canario C.M le preguntan sobre la relación de organizaciones como la suya y las prisiones. También a cerca de si cansa ser solidario. Montesdeoca ha dado charlas a chavales de instituto para explicarles en primera persona qué es el mundo de las drogas y sus consecuencias. M.C, otro de los participantes asegura: "Nunca viví la radio de cerca e intento sacar algo positivo y aprovechar así mi tiempo en prisión".
Agareso también desarrolla en A Lama un taller de fotografía y otro de periodismo. Pretenden implantar el modelo de A Radio en otras prisiones y demandan más actividades de este tipo. Juan de Sola, su presidente, moderador e impulsor de En otra onda, señala: "Se debería apostar por una reinserción real, no pensar que porque estén dentro van a cambiar, han fallado y hay que enseñarles un camino atractivo".

PREVENCION DEL CONSUMO DE DROGAS EN ADOLESCENTES

0 Comentarios

10 abril 2010

Reflejos

0 Comentarios
Agua tranquila que invade mi vida
reflejo torcido de un tiempo vivido.
Agua mansa que adormece mis miedos
y despierta mis sentimientos
ahogando mi presente en un futuro incierto.

                                                                                              Texto: Diego (interno del MET)


Vida inundada, angustia en mi ser,
sensación de paz
en el sentimiento de un parado.
Sosiego encontrado de una tranquilidad
que me falta.

                                                                                               Texto: J.L.C.B (interno del MET)


Aguas puras y cristalinas
fiel reflejo de nuestras vidas
en ocasiones turbias y opacas
dejaros mirar más allá de las charcas.

                                                                                              Texto: J.M. (interno del MET)


Los internos del MET también EDUCAN

1 Comentarios
El día 29 de marzo, 9 internos del Módulo Educativo Terapéutico (M.E.T.) de la prisión de A Lama (Pontevedra), acompañados de varios miembros del equipo que dirige dicho módulo, acudieron al Instituto de Enseñanza Secundaria “Ponte Sampaio” de Tui para impartir unas charlas a cuatro grupos de alumnos de entre 14 y 16 años, sobre las consecuencias del consumo de drogas. El objetivo que pretendemos con esto es doble: por un lado, y el más importante, aportar desde el M.E.T: nuestra experiencia en este ámbito de cara a la prevención. Los internos de este módulo, después de un determinado proceso (en función de su evolución en el programa y tras una formación específica, impartida por una psicóloga de cruz roja perteneciente al equipo del M.E.T., están en condiciones de ofertar su experiencia y conocimientos a los jóvenes de cara a su concienciación sobre los riesgos que se corren cuando se consumen drogas. Por otro, favorecer el cambio de actitudes y el desarrollo de habilidades en los internos-usuarios del programa potenciando, además, la competencia social de los mismos (ayudando a que se sientan miembros constituyentes de la sociedad al serles reconocidos unos roles, al sentirse valorados por su aportación y contribución a un propósito, facilitando la canalización del deseo de devolver los esfuerzos realizados con ellos y de restaurar el daño provocado a la sociedad).
Las charlas fueron impartidas entre dos y tres internos a cada grupo, supervisados por uno o dos miembros del equipo. En las mismas, los propios internos se encargaron de informar sobre los diferentes tipos de drogas y sus efectos y riesgos. Durante la impartición de estas charlas y a su finalización (a través de un cuestionario) pudimos comprobar el gran interés que muestran los alumnos ante este tipo de actividades. Hay que tener en cuenta que los internos, además de impartir contenidos de una manera bastante precisa, son la prueba real de la gravedad que tiene el consumir drogas.
Esta charla forma parte de una “campaña” de información en prevención sobre las drogas a los jóvenes, que el M.E.T. lleva a cabo desde hace dos años, por aquellos colegios de la provincia que así lo solicitan.

09 abril 2010

FERIA DEL LIBRO DE MADRID

0 Comentarios

07 abril 2010

Semana Santa en Paradela, Meis.

0 Comentarios

06 abril 2010

Símil con la vida

0 Comentarios
Muelas que giráis en los molinos
ayudarnos a limar nuestras impurezas,
con el fin de llegar a nuestros destinos
y salir de aquí con ideas claras en nuestras cabezas.

                                                                                             Texto: J.M. (interno del MET)

27 marzo 2010

Érase una vez.

0 Comentarios
Erase una vez un individuo cansado de caminar por un mundo lleno de inhumanidad, sin fe, sin rumbo, uno cualquiera.

Un día feliz fue a dar con sus huesos en un lugar que no existía, que dieron, con tino, en llamar módulo educativo-terapéutico, en una fantasía que el quería que fuese su realidad. Un espacio lleno de personas desesperadas, cansadas y hartas, reunidas en círculo, preguntándose si era posible algo mejor, si tenía sentido esa batalla. Tras largas y tortuosas sesiones de intercambio llegaron a la convicción de que nada tenían que perder por conocerse y saber unas de otras, aunque lo que se contasen pusiera los pelos de punta. Concluyeron que era necesario y posible emprender un camino para ser mejores, y los pasos que anduviesen, si bien pequeños, siempre serían hacia delante.

Lo sorprendente es que todos ganaron, todos crecieron y hicieron ese espacio real, y que ese compromiso sigue realizándose cada día y en cada uno de esos pequeños pasos. Los que se fueron se llevaron lo vivido allí como una hazaña personal, un patrimonio legítimamente suyo, una parte, imprescindible, de esa conquista (colectiva). Construyeron un territorio que, ojalá, se conserve así, puro, para el asiento y la oxigenación de los que por él transiten.

Veo que conserva su esencia, que se alimenta de lo que lo hace tan fuerte, la apuesta por la persona. Enhorabuena tutoría B, avanzando a buena marcha, y, por extensión, a todos los que forman ese milagro llamado MET.

PD: Mucho me extrañaría que ese privilegiado ex-tutor no os escriba y doy fe de que os recuerda.

Agradecimiento a un ex-tutor.

0 Comentarios
Hola, soy Rubén. Hace mucho tiempo que ya no nos vemos y se le hecha de menos. Yo estoy esperando el tercer grado para dar el siguiente paso. Parte de mi cambio es cosa suya. Sus puntos de vista eran muy buenos para mí. Le deseo lo mejor y espero recibir pronto noticias suyas. Hasta pronto.

Le escribo porque recibimos correo suyo. Espero que el recibo de estas letras, que le manda la tutoría B, le haga sentir bien. Tengo que agradecerle todo lo que hizo por mi y toda la ayuda que me dio que fue mucha y por ello le estoy muy agradecido. Espero que le vaya todo bien pero aquí se le echa de menos. En cuanto se hace una tutoría se acuerda uno de usted. Bueno le dejo con otro compañero. Un abrazo y un saludo de parte de Francisco M.

Espero que al recibo de esta carta le vaya todo bien. Yo sigo aquí a trancas y barrancas. ¿Sabe que hecho de menos? : sus tutorías y lasa charlas individuales que ma dio las cuales siempre me vivieron bien y me dieron un empujón para tirar para adelante. Recibir su ayuda fue un gran privilegio. Con esto no quiero decir que sus sustitutos no lo hagan bien pero usted tenía un algo especial que llegaba tan bien que se echa de menos esos puntos de vista tan eficaces. Me despido con un fuerte abrazo y un saludo y que sepa que lo tenemos en mente. Cuídese mucho. Fran B. le desea lo mejor.

Hola. Lo echamos mucho de menos. Soy J. Braulio y le voy a contar como me encuentro y lo que he avanzado. Estoy en fase 2ª. Llevo dos meses largos que he dejado el tabaco, estoy en el ofis y soy responsable del taller y de la peluquería además de mecanografía. Acompaño también a los compañeros fuera del módulo. Como ve no paro de hacer actividades. Estoy muy contento conmigo mismo. Cuando estábamos en tutoría con usted, lo que decía me llenaba y me hacía pensar en una vida mejor. Esperamos que nos escriba y le deseo suerte. Se lo merece. Afectuosamente, un abrazo.

Hola. Soy Corzo. Espero que se encuentre muy bien y que todo le este yendo perfectamente. Le doy las gracias por hacerme ver mis dificultades y por su apoyo. Decirle que me hizo ver las cosas claras y hoy en día estoy totalmente enganchado al programa y esforzándome al máximo. Soy el “cabo” de limpieza. Parte de ese cambio se lo debo a usted. Sólo decirle que se cuide mucho y le mando un fuerte abrazo. Mucha suerte y un millón de gracias.

Hola. Quiero que sepa que aquí se le echa de menos. Yo estoy bastante bien. Sinceramente veo que cambié y me lo notan. Soy el responsable de medicación y también coordinador. No me esperaba llegar tan lejos y por eso estoy contento. Espero que le vaya todo bien porque se lo merece. Gracias por su ayuda. Un fuerte abrazo. P. Cobas.

Bueno, ya le han dicho mis compañeros que aquí se le recuerda con mucho afecto y respeto. Yo sólo he compartido dos o tres tutorías con usted por lo que no he tenido el privilegio de tener ese punto, con usted, de confianza que se necesita para dejarse ayudar pero me quedo con el recuerdo de una asamblea cargada de emociones ante sus palabras de despedida y las muestras de afecto, tanto de sus compañeros como de los míos. Por cierto, todos mis compañeros dicen que además de un gran hombre es usted un buen “sastre”. Al parecer le ha hecho un traje a medida a cada compañero de tutoría. De mi evolución, sólo decirle que sigo con ganas y trabajando para que cuando llegue el “milagro del cambio” me pille preparado. Hemos leído su carta y le agradecemos que se acuerde de nosotros. Por mi parte le deseo que le vaya bien, tanto en lo profesional como en lo personal. Le digo hasta pronto y me despido afectuosamente. M. Pereira.

25 marzo 2010

Reflexión

0 Comentarios
No sabía cómo definirte mi estado de ánimo y no te lo voy a definir. No me apetece nada, sólo estar contigo. Ayer, cuando os fuisteis me rallé mucho; no quería hablar ni mirar a nadie a los ojos. Los tuyos estaban en mi cabeza y todavía iluminan mi oscuridad. Necesito salir de aquí. Es vital para mí hacerlo. Me estoy consumiendo como una gota de agua al sol, evaporándose por momentos y yo quiero ser un río desbordado abriéndose camino entre las dificultades para llegar a ti y lucho; no paro de hacerlo y no voy a parar pero estoy agotado y mis fuerzas desfallecen por momentos.
Esta es una etapa cruel y despiadada en la que todo es frío e insoportable. Hasta yo mismo lo soy para mí mismo y tal vez para los demás. Es posible que los que me rodean perciban mi frialdad y mi desánimo aunque lo más triste es que la realidad sea que no, porque tantos años de encierro crean una capa invisible a veces para mí pero siempre para los demás.
¿Sabes?, hace unos días, un funcionario me dijo que le escribiese alguna cosa de mi, experiencias en la cárcel y todo porque siento una animadversión hacia a ellos. Quizás sea infundada, quizás sea producto de otras de mis experiencias en las que tal vez hayan hecho que una simple placa sea más poderosa que yo y se hayan aprovechado de su posición para ejercer una fuerza brutal sobre mi mente y mi cuerpo.
Pero una cosa quiero decir. No son todas las personas iguales aunque lleven el mismo uniforme y poco a poco mis reticencias van desapareciendo pues por este amargo camino me voy encontrando con personas que me demuestran que tal vez esta, mi visión, esté un poco desfasada de la realidad, no lo sé. Pero los funcionarios no son los que más daño me han hecho. Han sido compañeros míos e incluso yo mismo y esa es la autentica realidad. Ahora no voy a entrar a valorar mi delito pero lo cierto es que “la cárcel es un mal necesario”.
Y ahora os preguntareis: “que quiere decir con todo esto?”. Muy fácil. La cárcel duele; la cárcel marca y ahoga, pero también, a veces, nos abre los ojos y nos indica el camino correcto para evitar, ya no nuestro dolor, sino el de los que nos quieren.
Y por último decir que aquí, al igual que en todos los lados, la asociación de ideas como “funcionario-cabrón” y “recluso-basura” es errónea y sólo apta para ignorantes que se nieguen a ver la vida con el color con el cual la hemos de vivir:¡ el de la esperanza!
Interno Convivencial. M.8
 

Terapeuticoalama. © 2008 All Rights Reserved Revolution Two Church theme by Brian Gardner Converted into Blogger Template by Bloganol dot com Adapted to this blog by Ricardo PTV.

!codigo de segumiento